Concierne esencialmente al traspaso de información y orientación técnica profesional, sobre la base de la aplicación  de conocimientos y experiencia acumulada por el asesor en un campo específico. A diferencia de la consultoría, no supone investigación  o diseño, generación de nuevo conocimiento, ni desarrollo tecnológico.