«TENGA UN PLAN REALIZABLE PARA SU PROPIA VIDA.

«TENGA UN PLAN REALIZABLE PARA SU PROPIA VIDA. SIN UN PLAN REALIZABLE PARA SU PROPIA VIDA, SU VIDA SUFRIRÁ RETRAZOS, PERDIDAS Y FRACASOS INDESEABLES PERMANENTES.»

«PRIMERO. Abandone de inmediato esa vida laxa, inestable, abandone las mentiras y las excusas, abandone ese » comodidad » sustentada en apariencias y errores infantiles aún a los 25 años, abandone esa vida llena de anarquía y desórdenes personales, efectivos, laborales, sociales y familiares, o estos lo destruirán ante los ojos de Dios, la sociedad a la que pertenece, sus promotores y quienes lo aman y esperan de usted un hombre o una mujer con propósito, un hombre o una mujer con proyectos y visión de futuro sustentados en el esfuerzo personal, en el crecimiento permanente, y en resultados concretos. Que su vida no se desperdicie ni se eche a perder por falta de un plan al que usted se pueda ajustar, adaptar, ensamblar, y ejecutar siguiendo la letra menuda al pie de la letra mayúscula.

SEGUNDO. Inicie por identificar los tres trazos generales del plan;

  1. Su plan productivo, incluida su mirada en vencer y vencerá dificultades. Su plan productivo tiene que incluir su vocación, su profesión, sus habilidades y destrezas, sus potenciales y capacidades, y una exigente administración del tiempo, el estudio, la disciplina y el conocimiento.
  2. Identifique claramente los acompañantes apropiados, maestros, colegas, consejeros, instituciones especializadas, finanzas, amistades (generalmente son las que tiene que cambiar sí quiere ver tiempos mejores, y es el primer cambio radical que tiene que hacer), y todos estos cambios y propósitos ajustados a la realidad (no a su realidad que es pésima).
  3. Identifique ya, las columnas financieras, económicas, recursos intelectuales, morales, éticos y valores humanos, técnicos, laborales, personales y resultados que harán efectivo y cuidados esmerados del plan ( siéntese y escriba el plan y ajústelo en los siguientes treinta días hasta que sea perfeccionado, y que los detalles no lo abrumen, pero que tampoco deje de enriquecerlo con ellos). Si usted no cambia nada, nada cambiará su pobre vida.

TERCERO. Identifique las cinco áreas básicas que sustenten y le den vida real al plan.

  1. Su estructura personal, si no la tiene comience por establecerla (y es aquí donde se esconden el fracaso, la decidía, la apatía, la pereza, la indolencia, y las enfermedades mentales y espirituales).
  2. Identifique y trabaje sin descanso en su estructura social, familiar, económica y afectiva (estos son los agujeros negros que devoran su fuerza, devoran sus sueños, devoran y minan su capacidad de recuperación, capacidad de reacción, y capacidad para resarcir lo perdido).
  3. Identifique y enfrente sus potenciales académicos, científicos, intelectuales, físicos, biológicos, de salud integral, y liderazgos en todos sus órdenes (esta es la maquinaria que usted tiene abandonada y tirada en cualquier rincón y que es la que tiene que estar engrasada de ímpetu, decisión y a paso de vencedor).
  4. Identifique claramente la administración científica que hará del plan su principal estructura y obra en la que se ocupará por el resto de su vida.
  5. Identifique y rodéese siempre, siempre de lo mejor, de lo superior, de lo exquisito, rodéese siempre de lo más bello y hermoso de la existencia humana, saliendo a tiempo de la mezquindad, la chamboneria, la improvisación, la mediocridad y la pobreza de las que hace gala y por eso nada le sale bien. Rodéese de Dios, amor puro, optimismo, seguridad personal (y que es el roto por donde ha perdido todo), y rodéese de alegría, paz, amistades sanas, y tenacidad permanente y sin desmayar ante nada ni nadie.

Y felicitaciones porque por primera vez es su vida tiene un plano sobre el cual desplazarse exitosamente a partir de hoy. Y felicitaciones porque haya tenido a alguien que sabe cómo hacer las cosas, haciéndolas bien. Manos a la obra y que tenga una cabeza bien puesta por primera vez.

Reenvíe esta instrucción a todos los de sus redes, amigos, enemigos, desconocidos y cercanos, porque ellos igual que usted no saben que es alcanzar los éxitos y las victorias que una vez muertos apenas se enteraron como era de conquistarlas.»

 

Escrito y autorizada la publicación por mi Profesor: FAUSTO MOLINA


Deje una respuesta.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *